Envíos gratuitos en compras superiores a 60€

El verano ya llegó y tu piel lo sabe

El verano ya llegó y tu piel lo sabe
4 julio, 2019 admin
el-verano-ya-esta-aqui

En verano, la exposición solar hace que la piel sufra, aunque nosotros directamente no lo notemos. La piel es uno de los órganos con más memoria del cuerpo, lo que hace que cuando llega el fin de la época estival la piel esté resentida y si la exposición al sol no es controlada, lo recordará muchos años más. 

Ponernos morenos es una respuesta o una defensa de la piel a la exposición al sol“, aseguran los expertos, por lo que es necesario tomar precauciones ya que si te quemas por el sol no influye en el momento, sino que las células van cambiando y acumulando daños. 

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios ha elaborado una guía con consejos para tomar el sol de forma segura. Nos gusta tener ese color morenito en la piel, pero siempre con cabeza. 

El sol aporta también muchos beneficios ya que es esencial para la vida. Según la AEMPS, el sol interviene en distintos procesos fisiológicas del ser humano como en la síntesis de la vitamina D. Y no todo de la exposición al sol es negativo, el sol también ayuda en algunas enfermedades de la piel como el acné, la psoriasis o la atopia. 

Pero si el sol se toma sin control y sobre todo sin protección puede generar algunos inconvenientes que pueden ser por una exposición intensa, quemaduras de la piel o una exposición crónica como el envejecimiento, manchas y cáncer de piel.

Te traemos los consejos de la AEMPS para que puedas tomar el sol de manera segura.

Lo primero de todo hay que tener en cuenta que ningún protector solar ofrece protección solar total frente a los riesgos derivados de la radiación solar, aunque el factor sea alto no hay que permanecer mucho rato al sol. 

Es muy importante recordar que a los menores de tres años no es conveniente exponerlos al sol. Han de estar protegidos con protección solar alta y que sean especiales para niños y resistentes al agua, ropa, sombreros y gafas de sol. También es recomendable que beban agua constantemente para que no se deshidraten. De igual manera se recomienda el uso de protectores con SPF durante todo el año, ya que la exposición al sol en los meses de invierno también es constante y aunque no aparezca el sol porque el día esté nublado también puede quemar la piel. 

Otro de los consejos que ofrece la AEMPS es elegir un protector solar adecuado para tu tipo de piel o zona del cuerpo. Depende del gusto puedes elegir entre crema, spray, leche o gel y tener en cuenta el foto-tipo de tu piel. Además, en las primeras exposiciones es recomendable utilizar un FPS más alto ya que se requiere una protección mayor. 

Entre las 12 y las 16 horas hay que evitar la exposición solar ya que es el momento del día donde más alto se encuentra el sol y la radiación es mayor. En esta franja horaria hay que extremar las medidas protectoras sobre todo en las actividades al aire libre.

La AEMPS recomienda utilizar un protector solar que proteja al menos frente a la radiación UVB que normalmente está indicada como FPS y que es la causante de quemaduras solares y también con protección UVA. Además, éste es el principal responsable del envejecimiento prematuro de la piel. Este tipo de radiación también afecta al sistema inmunológico y contribuyen al riesgo de cáncer cutáneo. 

En este sentido, y es aplicable a todo el año, hay que usar protector solar incluso en los días nublados ya que las radiaciones UV se reflejan en todos sitios incluso en los días nublados y afectan de la misma manera a la piel. Te recomendamos que utilices nuestra crema Bio-Nutrición con SPF 15 y con la que evitarás el envejecimiento prematuro de la piel ya que nutre e hidrata en profundidad. 

Es importante que los productos que utilicemos para protegernos del sol estén en condiciones óptimas, sobre todo que no tengan pasada la fecha de caducidad, ni estén abiertas más del tiempo recomendado. Se trata de productos que se usan de año en año y podemos caer en el error de aplicarnos un producto en mal estado. 

Las instrucciones de estos productos también son muy importantes y hay que aplicarlos según el modo de empleo indicado, sobre todo en productos de bruma o spray. Se deben aplicar de manera generosa, pero sin exceso y de manera uniforme sobre la piel seca, media hora antes de la exposición solar y repetir cada dos horas, así como después de transpirar o bañarse. 

De igual manera que utilizamos productos diferentes para por ejemplo la cara y el cuerpo, en los protectores solares también debe seguir siendo así. Hay partes del cuerpo más sensibles que otras, por ejemplo la cara, el cuello, los hombros, las manos o los empeines. Tampoco hay que olvidarse de los labios que deben protegerse con lápices o barras foto-protectoras. En cuanto a barras labiales con protección te recomendamos nuestro stick labial con aceite de oliva y filtros solares para nutrir a la vez que proteges tus labios. 

En verano hay que tener especial atención con las manchas y lunares de la piel. Ante cualquier cambio de color, forma o tamaño hay que consultar con un especialista.

Consejos generales para el periodo estival 

Durante el verano y sobre todo durante las conocidas como “olas de calor” es recomendable tener en cuenta algunas recomendaciones generales como las que nos proporciona el meteorólogo Pedro Gavidia, y que pueden evitar algún percance de relativa gravedad. 

  • Beber líquidos y agua aunque no se tenga sed. Hay que estar hidratados por dentro también.
  • No abusar de las bebidas con cafeína o grandes cantidades de azúcar ya que pueden provocar la pérdida de líquido corporal.
  • Prestar atención especial a bebés y niños pequeños, así como personas mayores y enfermos ya que pueden sufrir más en esta época del año. Las patologías cardíacas y circulatorias pueden agravarse. 
  • Es recomendable permanecer el mayor tiempo posible en lugares frescos, a la sombra o climatizados y refrescarse siempre que sea necesario. 
  • Reducir la actividad física, sobre todo en las horas centrales del día ya que son las de máxima insolación. 
  • En la medida de lo posible usar ropa ligera y transpirable, ya que la piel necesita respirar. 

Del mismo modo, si en algún momento tiene síntomas de malestar que se prolongan durante un espacio de tiempo superior a una hora y que puedan estar relacionado con altas temperaturas ha de consultarlo con su médico. 

Hay que mantener los medicamentos y productos cosméticos en lugares frescos ya que con el calor y la luz solar se puede alterar su composición y su efectividad. 

Es recomendable también mantener una dieta ligera ya que ayudan a reponer las sales perdidas por el sudor. Éstas son: frutas, verduras, ensaladas o zumos, entre otros.

 ¡SUSCRÍBETE! 

Y consigue
15% DTO.

Quiero mi descuento
Al suscribirte expresas tu consentimiento para recibir comunicaciones comerciales de AZULTHERMAL S.L.U. Puedes retirar tu consentimiento en cualquier momento y consultar nuestra Política de Privacidad para más información.
close-link
¡Suscríbete!  Y consigue un  -15% DTO.
Al suscribirte expresas tu consentimiento para recibir comunicaciones comerciales de AZULTHERMAL S.L.U. Puedes retirar tu consentimiento en cualquier momento y consultar nuestra Política de Privacidad para más información.
 
Suscribirme